Metodologías

ÁGILES

En Natural sabemos que el mundo de desarrollo de software y las demandas de los usuarios fluyen a gran velocidad. Nuestra principal motivación es enfocarnos en el cliente, co-creando su producto a través de la implementación de metodologías ágiles, que nos permiten entregar valor rápidamente para la obtención feedback temprano del cliente y sus usuarios. 

DESIGN THINKING

Design thinking articula las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia de negocios viable puede convertir en valor para el cliente y oportunidad de mercado.

LEAN STARTUP

Este método pone en marcha diversas prácticas que acortan el ciclo de desarrollo de un producto, mide el progreso real y ayuda a entender que quiere el cliente. Nos permite cambiar de dirección con agilidad, validando poco a poco las hipótesis antes de tener el producto final.

PRODUCT DESIGN SPRINT

Es un proceso de 4 días que toma conceptos de Design Thinking y Lean Startup y nos permite iterar y validar junto con el cliente problemas y soluciones mediante prototipos en forma rápida. Cada dia corresponde a una etapa de resolución del problema, en la cual establecemos metas y entregas definidas.

AGILE SCRUM

Esta metodología se ejecuta en ciclos temporales cortos, dónde en cada uno de ellos se da un desarrollo incremental de los requisitos del proyecto. En cada iteración mostramos resultados reales, revisando y mejorando la anterior y en función de esto, priorizamos y establecemos las actividades del siguiente sprint. Llevar a cabo estas prácticas fomenta el trabajo en equipo, nos permite reducir el tiempo del desarrollo del producto, más capacidad de adaptación y flexibilidad ante un entorno cambiante, lo que aumenta el valor que se le aporta al cliente.

AGILE KANBAN

Esta metodología nos resulta muy útil cuando las prioridades del negocio cambian rápidamente y necesitamos adaptarnos a las mismas. Se destaca por ser una técnica de gestión de tareas muy visual que permite observar el estado de los proyectos y las fases del ciclo de producción, determinar el límite de trabajo en curso y pautar el desarrollo de manera efectiva.

Metodologías

ÁGILES

En Natural sabemos que el mundo de desarrollo de software y las demandas de los usuarios fluyen a gran velocidad. Nuestra principal motivación es enfocarnos en el cliente, co-creando su producto a través de la implementación de metodologías ágiles, que nos permiten entregar valor rápidamente para la obtención feedback temprano del cliente y sus usuarios. 

DESIGN THINKING

Design thinking articula las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia de negocios viable puede convertir en valor para el cliente y oportunidad de mercado.

LEAN STARTUP

Este método pone en marcha diversas prácticas que acortan el ciclo de desarrollo de un producto, mide el progreso real y ayuda a entender que quiere el cliente. Nos permite cambiar de dirección con agilidad, validando poco a poco las hipótesis antes de tener el producto final.

PRODUCT DESIGN SPRINT

Es un proceso de 4 días que toma conceptos de Design Thinking y Lean Startup y nos permite iterar y validar junto con el cliente problemas y soluciones mediante prototipos en forma rápida. Cada dia corresponde a una etapa de resolución del problema, en la cual establecemos metas y entregas definidas.

AGILE SCRUM

Esta metodología se ejecuta en ciclos temporales cortos, dónde en cada uno de ellos se da un desarrollo incremental de los requisitos del proyecto. En cada iteración mostramos resultados reales, revisando y mejorando la anterior y en función de esto, priorizamos y establecemos las actividades del siguiente sprint. Llevar a cabo estas prácticas fomenta el trabajo en equipo, nos permite reducir el tiempo del desarrollo del producto, más capacidad de adaptación y flexibilidad ante un entorno cambiante, lo que aumenta el valor que se le aporta al cliente.

AGILE KANBAN

Esta metodología nos resulta muy útil cuando las prioridades del negocio cambian rápidamente y necesitamos adaptarnos a las mismas. Se destaca por ser una técnica de gestión de tareas muy visual que permite observar el estado de los proyectos y las fases del ciclo de producción, determinar el límite de trabajo en curso y pautar el desarrollo de manera efectiva.